Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on feb 19, 2007 in Fotografía | 1 comment

Centro de interés y la composición

Centro de interés y la composición

En un plano general, el centro de interés es todo el conjunto. En estos casos, el fotógrafo utiliza el ángulo de toma y la luz ambiente para crear la composición y no correr el riesgo de obtener una fotografía sin interés visual.

Con frecuencia, el aficionado inexperto realiza fotografías de planos generales en los que la vista deambula por la fotografía, sin encontrar el punto de atracción. Aunque sólo se busque en una fotografía el valor documental, es importante que el fotógrafo añada a la imagen interés visual, para que logre transmitir las emociones de la escena.

Sólo así la imagen puede convertirse en el símbolo de un momento histórico o de un acontecimiento.

La habilidad y oportunidad del fotógrafo es la base de esta composición fotográfica, al captar, en el momento preciso, la tensión de la escena del nadador que abajo mostramos.

El punto de vista y la distancia entre la cámara y el motivo modifican el carácter de la escena. Las fotografías de plano general sitúan el Motivo y perfección del movimiento.

Las fotografías tomadas a poca distancia del motivo ofrecen una visión en una competición y a medida que la aproximación es mayor se aprecian pequeños detalles, como la cualidad y calidad de los materiales, los rastros del paso del tiempo, las expresiones de los personajes.

A distancias cortas es posible, además, una angulación de la cámara más acusada. Si se toma la fotografía desde un punto de vista muy bajo, se da al tema un cierto énfasis, que potencia su posible majestuosidad ya que aparece mucho más grande e importante que con la visión frontal.

Por el contrario, una visión desde arriba minimiza la importancia del motivo.

Si la toma se realiza situando la cámara a derecha o izquierda del motivo, se tiene obviamente una versión distinta, que oculta, modifica o incorpora elementos de la escena.

La decisión de la distancia entre la cámara y el motivo debe pasar por un detenido estudio de este último, considerando su tamaño y cualidades, y también de la luz ambiental, del entorno y del equipo que se dispone, para optar por una o varias posibilidades de toma.

En una fotografía en la que aparezca, por ejemplo, una persona caminando o un coche o motocicleta en movimiento, es más efectivo, por lo general, encuadrar en formato horizontal de manera que quede más espacio por delante del motivo. De esta forma se potencia la sensación de desplazamiento y, en su caso, de velocidad.

Por el contrario, si el motivo tiene ya una forma alargada y vertical, como es el caso de monumentos, edificios, árboles, la mayoría de retratos, etc., el formato vertical de la fotografía es más recomendable.

El formato cuadrado está situado entre los antes mencionados y requiere, por tanto, un tratamiento ligeramente diferenciado.

No hay que olvidar que el carácter y la capacidad expresiva de una fotografía son potenciados o recortados según la decisión de su autor. Tener en cuenta las diferentes posibilidades que ofrece un tema determina resultados llamativos y espectaculares.

La combinación de los diferentes controles de la cámara es también importante para destacar el centro de interés.

Fotografía publicitaría donde el centro de interés es claramente la flor. Fotografía tomada a corta distancia,
donde vemos la fuerza y expresividad.

1 Comment

  1. Buenos consejos para los que aspiramos a que deje de notársenos que somos fotógrafos aficionados.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>