Comenzó la semana con un día importante, aunque nos despistara con su apariencia de lunes rutinario. Las tiendas estaban abiertas y los colegios en marcha, como corresponde a cualquier lunes de esta fecha, pero se produjo la sorpresiva abdicación del Rey y la noticia alteró el ritmo normal de un 2 de junio habitual. Ahora este día será una fecha marcada en libros de historia, recordada en tertulias y posible pregunta en futuros exámenes de selectividad.

Análisis sobre este día y los diferentes detalles que rodearon a la noticia no faltan en los medios, más bien al contrario. La saturación que se produce por la excesiva cobertura mediática y la ola de comentarios relacionados en las redes sociales es algo que durará días, hasta que la actualidad vaya poniendo nuevas capas y cubra esta noticia. Entonces si que quedará para  las hemerotecas y los libros de historia.

Uno de los documentos que se recogerá será la carta que el Rey entregó al presidente del gobierno con la abdicación. Una misiva que podemos calificar de minimalista, compuesta por apenas un párrafo de 4 líneas justificado y sangrado en primera línea, en tipografía Arial -esa falsa Helvética popularizada por Microsoft- y con una errata de un espaciado de más entre “y__entrego”.

abdicacion-Rey-entregado-presidente-Gobierno_EDIIMA20140602_0103_13

Carta Abdicación

No vamos a pedirle al rey que haga una carta caligráfica, hubiera quedado muy bien para los anales de la historia, pero actualmente se ha perdido el uso manual de la escritura a base de tanta tecla. Evidentemente el rey tiene quien le escriba estas cosas, pero parece sorprendente que en un escrito de esta trascendencia y con tan poco texto el error sea tan evidente.

El espaciado tipográfico es uno de los conceptos fundamentales a tener en cuenta para cualquier diseñador, ya que es con el que se logra una buen nivel de “gris” en el bloque de texto. Mediante el correcto uso del interletraje, el espacio entre palabras y el interlineado es como conseguiremos un buen desarrollo de bloque de texto.

Adrián Frutiger en su libro “El libro de la tipografía” (Editorial GG, ISBN 9788425221620) habla de su profesor Alfred Willimann y del concepto tipográfico que les transmitió en sus enseñanzas del “juego de la luz y el negro”, de los espacios en blanco y de los blancos internos de la propia tipografía. Un equilibrio que debe mantenerse para una buena distribución tipográfica y su correcta legibilidad.

“La idea de que una gran tipografía es capaz de emitir luz no me abandonó jamás” Adrián Frutiger

Entiendo que en la Zarzuela una secretaria/o no le de demasiada importancia a estas cosas, pero “Dios está en los detalles” o eso es lo que deben haber pensado en Google -un Dios o otro rey de nuestros tiempos- que ha hecho modificaciones en el espaciado del logotipo, en concreto entre dos letras la “g” y “l”, moviendo la “g” un pixel a la derecha y la “l” un píxel hacia abajo y hacia de la derecha.

Modificaciones Google

Modificaciones Google

Aunque en Google afirman que los cambios se realizaron para asegurarse de su correcta visibilidad independientemente de la resolución de pantalla, tampoco hay que llegar tan lejos tipográficamente hablando y es mejor abdicar de ciertas cosas.

Carrera en Artes Visuales

Carrera en Artes Visuales

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Por favor valore el contenido)
Cargando…

Hablemos

Si tiene cualquier pregunta somos todo oídos :-)

Enviando
¡Suscríbete!

¡Suscríbete!

Y recibirás por mail información de calidad sobre diseño :-)

Gracias por la suscripción!

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?