fbpx

La segunda revolución en la Red llega de la mano de webs que se benefician de los contenidos que les ofrecen los usuarios La palabra clave es “wiki”. Aunque internet sólo tiene 15 años, ya está a bordo de su segunda revolución, la que abandera todo lo que suena a wiki. El prefijo de oro proviene de Wikipedia, la enciclopedia libre de internet que actualizan los usuarios. Porque lo que define a la nueva Web 2.0 es que el contenido lo pone el que clica y no el que diseña.

MySpace, la web de webs en la que cada usuario tiene un espacio para ligar o autopromocionarse, define los rasgos principales del fenómeno. Y no deja de crecer. Hubo quien predijo que, al comprarla el magnate mediático de la derecha Rupert Murdoch, MySpace perdería el encanto que le daba ser una zona anárquica y no monitorizada. En realidad, la compra por parte del todopoderoso grupo News Corporation dio la señal de que los peces gordos habían vuelto a Silicon Valley.

Todas las carteras abultadas que dejaron de invertir en Internet en 2001, cuando las puntocom desaparecieron como estrellas fugaces. Murdoch se ha tomado en serio su cometido y ayer mismo anunció el nombramiento de David Fischer, un alto cargo con experiencia en el negocio musical, que tendrá la misión de expandir My Space en Europa.

Otras puntas de lanza de Web 2.0 son Flickr, la página que permite a los usuarios compartir fotos y que sus fundadores vendieron por 30 millones de dólares. Facebook, la página que funciona como un clásico anuario universitario norteamericano pero a escala planetaria, también ha protagonizado un traspaso millonario y ahora crece entre los alumnos de los institutos.

Mientras empresarios con hambre de ganancias se aferran al término Web 2.0 con la esperanza de que se traduzca en dólares, los expertos no terminan de ponerse de acuerdo sobre qué significa exactamente.

Se sabe que lo acuñó el profeta tecnológico Tim Berners-Lee en una reunión con el mismo título que convocó en 2004. Y que se diferencia de la primera generación web en aspectos como la participación. Si la salida a bolsa de Netscape marcó la era inicial, el éxito de Google y su relevancia cultural (véase sus guerras con el gobierno chino) explican el 2.0. Y una ironía final: Wikipedia, la inspiración del movimiento, nunca estará en venta. Está en manos de una fundación y seguirá representando el saber global compartido.

Fuente: Diario adn.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Por favor valore el contenido)
Cargando...

Hablemos

Si tiene cualquier pregunta somos todo oídos :-)

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?