Una vez aplicada la normativa de acotación de los elementos gráficos de nuestra identidad, sigamos con el estudio que deberemos realizar del logotipo presentado en nuestro manual. En concreto ahora hablaremos del color corporativo.

La elección del color corporativo será uno de los elementos más determinantes, ya que será uno de los identificadores básicos que tendrá posteriormente la marca. El color, en general, comprende procesos emotivos y de asociación con el entorno.

Es por lo tanto fundamental elegir una paleta de color así como su indicación en las diferentes normativas utilizadas dependiendo de países o tecnologías.

La utilización estandarizada de colores corporativos es imprescindible para que el programa de Identidad Corporativa alcance consistencia, ya que es uno de los elementos que imprimen un mayor recuerdo.

El Manual definirá una gama cromática (más o menos abierta) que será la que caracterice las comunicaciones de la empresa.

También es común definir algunos colores como prohibidos, aquellos que no combinen correctamente con los colores corporativos, y en este caso proponer la utilización de versiones en blanco y negro o negativas que permitan que nuestra identidad combine correctamente con las necesidades de comunicación que tengamos.

Es común que desarrollemos una versión de trama en semitonos (halftones) que nos permita con una sola tinta crear efectos de texturas y volúmenes. Lo más habitual es que lo trabajemos en negro y sus gamas ya que es la tinta más habitual, por ejemplo esta versión puede ser adecuada para ser utilizada en prensa, ya que nos permitirá una mayor economía y una mayor fiabilidad en el papel de baja calidad.

Deberemos tener en cuenta que las tintas utilizadas en la identidad que diseñemos tienen un coste determinado, ya que en los trabajos que tengan que desarrollarse en imprenta cada tinta necesitará un fotolito distinto, lo cual encarecerá los costes de reproducción. Por lo tanto deberemos valorar la importancia o interés del color utilizado en relación con el coste suplementario que tiene.

También deberemos explicar el criterio que hemos seguido para la elección del color; en el diseño nada debe ser gratuito, por tanto deberemos justificar por qué hemos realizado una determinada selección.

Los colores deben definirse a través de distintas paletas cromáticas establecidas. En nuestro entorno la más común para la reproducción gráfica son los Pantone (Pantone Coated / Pantone Uncoated). En cualquier programa informático de diseño podemos cargar diferentes bibliotecas de color, entre las cuales encontraremos los Pantone. Normalmente los colores que encontramos en esta biblioteca se denominan de forma numérica (Pantone 877, Pantone 300…) aunque algunos de los colores tienen nombres (es el caso del rojo utilizado por el Instituto de Artes Visuales, que se denomina Pantone Warm Red o traducido -como en el caso de Photoshop- Pantone Rojo Cálido.

Por lo tanto en el Manual deberemos facilitar los colores corporativos utilizados en el signo y posteriormente en la logomarca completa.

Primero definiremos éstos en cuanto a la biblioteca Pantone, pero también deberemos poner la correspondencia de éstos en cuanto a su composición en cuatricromía (CMYK), su composición en RGB para las aplicaciones puramente digitales (por ejemplo para el área multimedia) y por último elegir unos colores similares dentro de la paleta de colores que se denominan seguros para la web y que nos permitirá una correcta visualización de éstos.

En nuestro entorno es habitual la presentación de los colores utilizados en el logotipo en tintas planas (Pantones), su traducción a cuatricromía (los componentes CMYK) y su composición en RGB o colores hexadecimales para todas aquellas aplicaciones de salida digital, además de sus versiones monocromas.

Es recomendable que en principio la construcción cromática del logotipo esté limitado en número de tintas, de forma que su reproducción en los elementos comunes de papelería no sea demasiado cara.

Cuando estamos hablando de tantos por ciento de una determinada tinta, deberemos señalarlo. En la imagen superior de El Holandés (logomarca realizada por el alumno Salvador García-Ripoll) vemos la versión de trama de semitonos “halftones”, que permite, con una sola tinta, crear efectos de textura y volúmenes. Esta versión de semitonos monocroma es habitual utilizarla por ejemplo en prensa, donde las fotografía o gráficos pueden ser reproducidas con economía y fiabilidad sobre papel de baja calidad.

En cuanto al tema del logotipo y el color, estudiaremos y determinaremos como se comportará nuestro logotipo en diferentes situaciones del color. Es adecuado determinar como funcionará nuestro logotipo sobre fondos de diferentes colores, las gamas de color o los colores compatibles con nuestro logotipo así como las soluciones para aquellos fondos que puedan entrar en conflicto con los colores de nuestro logotipo.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Hablemos

Si tiene cualquier pregunta somos todo oídos :-)

Enviando

¡Suscríbete!

¡Suscríbete!

Y recibirás por mail información de calidad sobre diseño :-)

Gracias por la suscripción!

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?